COVID-19: la precariedad del sistema de salud en el distrito de Llauta (Ayacucho)

En el actual contexto de la pandemia, en el distrito de Llauta (Provincia de Lucanas), ámbito de intervención de trabajo del CEDEP, se evidencia una crisis de salud para la atención a su población.

El jefe del puesto de salud de Llauta, el Dr. Jorge Ángel Gallardo Navarrete, y su personal vienen realizando capacitaciones en los diferentes sectores del distrito para concientizar sobre medidas de prevención contra el nuevo coronavirus; sin embargo, esta labor se dificulta debido a la falta de materiales de salud, equipamiento, así como por el desacato de la población.

De acuerdo al Dr. Gallardo, muchas familias del distrito no están respetando las medidas otorgadas por el Gobierno, continúan saliendo con total normalidad para realizar sus labores agrícolas y ganaderas, incluso sin el uso de mascarillas de protección. La policía no está aplicando las multas por el incumplimiento a las medidas de seguridad.

Si bien, todavía no han llegado pacientes con síntomas de COVID-19 al Centro de Salud, sí se ha atendido a personas con fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, que han sido catalogadas con resfriados simples o amigdalitis. En caso de tener a un posible infectado, se le enviaría a su casa para que se aísle hasta que le realicen la prueba de descarte en Laramate o Puquio (provincia de Lucanas) o en Palpa (Provincia de Ica). El puesto de salud de Llauta no cuenta con los equipos necesarios para realizar las pruebas y mucho menos para el tratamiento a pacientes infectados. No solo no cuentan con mascarillas de protección y guantes, sino también, la única ambulancia que poseen está en malas condiciones (debe ser empujada por el propio personal y pobladores de la zona para que funcione). Solo están atendiendo emergencias y urgencias graves, comenta el Dr. Gallardo. Esta situación pone en riesgo al personal de salud y a los pobladores de Llauta.

Hasta el momento, el puesto de salud no recibe respuesta de las autoridades locales a quienes solicitaron los recursos necesarios para la atención y cuidados de su personal y la población.