Ejes temáticos

El CEDEP, en su ámbito de intervención en las zonas de Ancash y Ayacucho (Lucanas) está trabajando en cuatro ejes temáticos:

  1. Pequeños agricultores campesinos
  2. Seguridad alimentaria
  3. Cambio climático y gestión de agua.
  4. Participación de la mujer.

A través de sus intervenciones busca mejorar las condiciones de vida de las familias de los pequeños productores agropecuarios en dichas zonas de Sierra.

  1. El CEDEP está trabajando con pequeños agricultores campesinos agropecuarios, ubicados en diferentes pisos ecológicos entre los 2,500 y 4,000 metros de altura sobre el nivel del mar, estos agricultores conducen en total terrenos no mayores a 5 has divididos en múltiples parcelas. Tienen en común, bajos rendimiento en sus cultivos por ausencia de semillas de calidad, escasos conocimientos técnicos, terrenos de mala calidad y en pendientes, bajo contenido de materia orgánica de los suelos; la presencia de plagas y enfermedades, escasa valoración de las buenas prácticas agrícolas y la ausencia de asistencia técnica y capacitación por parte del estado. La mayoría posee pequeños hatos de ganado mayor y menor de muy baja calidad genética y, por lo tanto, con reducidos rendimientos unitarios.
  2. En términos de seguridad alimentaria, existe en las zonas rurales un nivel de vulnerabilidad en la población en cuanto a la disponibilidad, acceso y consumo de alimentos. Frente a esta situación, CEDEP está trabajando para mejorar y diversificar la producción de alimentos de los pequeños productores agropecuarios en el campo, como la organización y operación de bio-huertos familiares y crianza de animales menores, como el cuy.
  3. En las zonas de intervención hay escasez de agua de riego, se práctica mayormente la agricultura de secano, siendo que la mayoría de la población vive de la actividad agropecuaria, la cual debe complementar para subsistir con otras labores o la venta de su fuerza de trabajo.  Esta condición, se agrava por los efectos del cambio climático (cambio régimen de lluvias, incremento de temperaturas, aparición de plagas y enfermedades antes desconocidas, heladas, etc.), poniendo en riesgo -creciente – la seguridad y/o independencia alimentaria.
  4. La participación de la mujer es importante. Un porcentaje importante de los hogares rurales de intervención tienen como jefe de familia a mujeres. Las condiciones de habitabilidad son precarias y con escasos o nulos servicios esenciales, como agua potable y servicios higiénicos. A ellos se suma la contaminación por uso de la leña y el carbón para preparar los alimentos al interior del hogar, sus ambientes para dormir, cocinar y criar animales menores son casi en general espacios comunes, todo lo cual afecta la salud familiar y de los niños en especial. La mujer tiene una amplia participación en las labores agrícolas y cuidado de los animales, a lo cual se agrega la responsabilidad el cuidado del hogar